Blogia
365 Days at Peking

Cuidados de una enferma en casa

Cuidados de una enferma en casa

A una ya le agarró el primer virus de la temporada otoño-invierno y estando recluída en casa, teniendo las 24 horas del día para mí en vez de dedicarlas al trabajo, solo me queda que encender mi DVD, escuchar música y leer un poco.

 

Mi última peli, la que tienen más abajo, Onegin.

 

Una película que nunca me canso de ver. Por eso la tengo entre mis favoritas. Será porque me seduce el personaje de Evgeny. Un tipo interesante, oscuro, desdeñoso, cansado de la vida y con esa necesidad de ser salvado que irremediablemente siempre me atrae del sexo opuesto. Porque al fin y al cabo, la gran mayoría de nosotras sentimos la necesidad de cuidar de alguien y salvarlo. Y al final, más valdría que nos echáramos una mano a nosotras mismas...

 

Mi última canción, la que suena ahora mismo, Atoms for Peace de Thom Yorke.

 

El primer disco en solitario del cantante de los Radiohead, The Eraser, salió en Julio de este año y finalmente llega a mis oídos, como siempre, de forma pirata. En realidad si me dijeran que siguen siendo Radiohead, no cambiaría nada. Thom sigue en la línea de sus últimos discos con el grupo. Se podría decir que más de lo mismo pero con unas letras que para mi, cobran más sentido: "No more going to the dark side with your flying saucer eyes / No more falling down a wormhole that I have to pull you out".

 

Y mi último libro, El Retrato de Dorian Gray, de Oscar Wilde. Todo un clásico al que dedico mis momentos de ocio en la oficina y ahora también, mis momentos entre tos y tos en casa. Lo descargo de internet y voy imprimiéndolo capítulo a capítulo. Interesantes personajes y mejores diálogos que me tienen enganchada.

- Las buenas influencias no existen, señor Gray. Toda influencia es inmoral;
inmoral desde el punto de vista científico.
-¿Por qué?
- Porque influir en una persona es darle la propia alma. Esa persona deja de pensar
sus propias ideas y de arder con sus pasiones. Sus virtudes dejan de ser reales.
Sus pecados, si es que los pecados existen, son prestados. Se convierte en eco
de la música de otro, en un actor que interpreta un papel que no se ha escrito para él.

 

Anoche ya vino P. a cuidar de mi por la noche. Tenía fiebre y ninguna gana de nada. Ya se sabe lo mal que se encuentra uno con unas décimas de más. P. me hizo puchero y nos vimos algunos capítulos de nuestra serie. Creo que me dormí en el segundo.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

5 comentarios

Chiquitín -

Mira que te dije si necesitabas algo... menos mal que si que te dejas pucheros con P. Ponte buena amor

Isa -

Maribela, Maribela, es que estos tiempos cambiantes en China Town acaban con cualquiera! Tan pronto verano como mas puro invierno!!! Pero no te preocupes, nada que no pueda arreglar Tailandia, que esta a la vuelta de la esquina asi que ponte buena YAAAAAAAAAAA. Toma te chino, que pa algo estamos en ello. Mil besos!!!

Zhenru -

Deseo que para el próximo post estés totalmente recuperada. Y pronto. Un saludo.

rodri -

a mí esa también es la que más me gusta del disco (léete la historia de la portada,es bastante buena), pero prefiero que tenga al grupete por detrás. Pero para eso paciencia, que como dice el del libro, la puntualidad es la mayor pérdida de tiempo (aunque sólo a veces, en mi opinión). A ponerse buena!

Inane -

Espero que te pongas buena para la semana que viene! Tailandia al final?
Besos y abrazos desde el otro lado.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres