Blogia
365 Days at Peking

La niña que cuidaba gatos

 

 

A la niña Maliya nunca le gustaron los gatos. Sería por herencia materna. O porque tal vez un día le hicieron sangre. O porque quizás siempre le provocaron alergia. O porque nunca le parecieron unos animales nobles.

 

Y un buen día, a la niña Maliya le llegó un encargo. Quizás era la hora de reconciliarse con el género felino. Dos hermanos gatos llegaron a la puerta de su casa para pasar el Año Nuevo Chino con ella.

 

Y en una semana se ganaron el corazón de la niña Maliya y tambien el de la niña Yining, que se mudó a Pekín por vacaciones. Porque la alergia se esfumó. Porque se acurrucaban con ellas en el sofá. Y porque siempre se alegraban al verlas entrar por la puerta, fuese la hora que fuese...

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

2 comentarios

IxcheL -

Escribí algo al respecto, no me gustan pero en ti y las fotografías se ven hermosos y estoy segura que te quieren igual.

yining -

el día menos pensado, aprendes algo q no esperabas...
como por ejemplo a echar de menos algo q un día te ponía los nervios de punta (maullidos bajo el umbral... sirva ésto también de metáfora... tú ya sabes)
besitos mi niña maliya
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres