Blogia
365 Days at Peking

Una Nueva Gattaca

Una Nueva Gattaca

Cuando el año pasado me hablaba una de mis profesoras de chino de los exámenes médicos prematrimoniales en China, pensé que se trataba de alguna invención para sorprender a los “kwailos” (fantasmas blancos en cantonés). Sin embargo, acabo de toparme con una noticia que me hace pensar que cualquier cosa que oigas acerca de este país desgraciada o acertadamente, es verdad.

 

“Chinese experts have called for restoring the practice of compulsory pre-marital health check-ups to ensure the quality of newborns and the entire population generally.” (People’s Daily)

 

Estos exámenes, que pueden costar una media de 300 yuanes (30 EUR), eran hasta 2003 un requisito esencial para poder contraer matrimonio. El sida, la diabetes, enfermedades mentales hereditarias, malformaciones e incluso la impotencia o la esterilidad, eran causa de la prohibición del celebramiento. Y yo me pregunto si la pareja de enamorados se quedaba tan tranquila cuando un hipotético Sr.Zhang resultaba ser impotente o estar loco: “El médico diagnostica que nuestro amor es imposible”

 

¿Sabrán distinguir los chinos la verdadera locura del estado de enajenación transitoria en el que nos sumerge el amor? Me pregunto si la pareja de "tullidos" no escaparían al campo a vivir su amor lejos de ojos inquisidores y papeles galenos de por medio… Aunque también me pregunto si estarían realmente enamorados o serían fruto de algún matrimonio de conveniencia, sintiéndose así aliviados por la sentencia del doctor. Uno ya no sabe en los tiempos que corren. Y menos en este país.

 

Con la reforma matrimonial de 2003, y la consecuente abolición de tales chequeos, la tasa de reconocimientos médicos prematrimoniales empezó a caer en picado y el número de enfermedades hereditarias entre bebés ha empezado a crecer nuevamente. Es por eso que en varias ciudades del interior de China, las autoridades están promoviendo la vuelta a esta práctica, haciendo gratuítos los certificados.

 

¿Estamos viviendo en una nueva Gattaca de Doctores Lamar y no nos habíamos enterado?

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

4 comentarios

Rachana Masala -

Gracias por llamar bonita,me ha venido de miedo!!! te he mandado mail informando de los últimos acontecimientos. Parece que me he medio atrevido a abrir la boca y he dado el primer paso... ya veremos!
Un beso muy fuerte! te quiero mucho. P

Estrique -

Joder, menos mal que no tengo ninguna intención de casarme con una china...
Es verdad Ana, ¿nos dejarían a los miopes?
Cagüendiós

Ana -

Hala, que fuerte! quasi-nazi, estos chinos, a veces, eh?

Claro que yo estoy de acuerdo,hay a gente que no se le deberian dejar tener hijos: echadle un vistazo a cualquier revista del corazon, a un monton (pero monton, eh?) de politicos y a toda esa gente!
Ah! Y a promover el \"aborto a posteriori\"! Imaginate que te sale un hijo como... no se, Jorge el de Gran Hermano1??

Asi que no solo un Chequeo fisico sino tambien mental. Proponlo, Mali!

Oye, y a la gente con gafas nos dejarian tener hijos???

Bueno, basta de tonterias y a lo serio: Por aqui se dice que se esta hirviendo una guerra Chino-Japonesa, por todo lo de la II Guerra Mundial, y que los japoneses quieren retirar el credito para el desarrollo a China (que mas bien es simbolico, no?). Por que no nos cuentas algo de eso?
Un beso guapa (y perdon por la falta de tildes!)

harker -

si, hay que movilizarse.

lo de los becarios... una vergüenza. yo he sido becario mil y una veces y no tengo nada cotizado por eso.

Pero es que la Administración fomenta eso. Por ejemplo, yo estoy contratado por una empresa externa que tiene una contrata del ICEX. La empresa cobra por mi más de 3.000 euros al mes y a mi me pagan bastante menos de la mitad. Y encima con un contrato de obra y servicio con el que te pueden poner en la calle mañana.

Los jóvenes se han manifestado por el botellón en España. En Francia por la ley de precariedad. Ahi queda eso.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres