Blogia
365 Days at Peking

La dicha de Aelio y Elisabetta

La dicha de Aelio y Elisabetta

Aelio, señor de Mozagarca, sin tierras ni tesoros que ofrecer a Elisabetta, la pretende desde que la conociera en un baile en el palacio de Pompougnac. Prendado quedó de las gracias de la dama en cuestión y desde aquel día envía epístolas a través de Ternecio, sirviente fiel de Elisabetta.

 

La oposición por parte de Quenziano de Pompougnac, padre de Elisabetta, hace imposible que los amantes puedan encontrarse a menudo. Si bien encuentran sus momentos, siempre antes del amanecer, en bosques aledaños a palacio...

 

oooooooooooooooooooooooooooooooo

Oh señor!, mi noble señor. No acuséis a esta pobre damisela de acallar sus cantos de sirena que naufragan vuestra galera, pues en sus pretensiones no se haya vileza alguna ni iniquidad conocida.

Antes de transformarme en calabaza, bien hice, por la aciaga compañía, en regresar a mis aposentos aquella fría noche. Es por ello que el día de descanso pude partir lejos de palacio para atender unos asuntos de despacho.

En espera que la vuelta a sus quehaceres matinales séale grata, me retiro a mi descanso vespertino. La madrugada me sorprendió entre tinta y partituras.

Siempre atenta,
Elisabetta de Pompougnac

***********************************

Oh Elisabetta!, tú otrora único cisne de mi estanque convertido ahora en calabaza.
Enloquezco y clamo con ira al cielo.
¿Qué hacer puedo ahora con semejante cucúrbita?
Si ni siquiera el viento me dice si es ¿pepo, moschata o máxima?
¿Y tu futuro antigua reina mora?
Acaso una morada de pepitas amarillas...
Poco importa, tratarlas he como el oro, pues sabe bien usted que sólo por el dorado fruto me desvivo y mato, y será por un tesoro que algún día marche oéstero para siempre.
Esta barcaza me hace aguas todos los días, y mis hombres achican, pero poco queda del esplendor que deslumbró puertos, un brillo que se hace cada vez más tenue.
El escorbuto, lo presiento.

Rindo ante vos mi pleitesía.
Pues siempre de usted,
Aelio Mozagarca

***********************************
Mi señor, manada de lobos me espera sin su compañía. Debe saber su señoría que yo cual princesa de largas trenzas en torreón, vigilada por fieros dragones, necesito ser rescatada. Mi lord, ¿veré sus ojos pardos pues?

Elisabetta de Pompougnac

***************************

Vicediós que he de temer ante tal manada de truhanes, si la luz que otrora me cegaba, acompáñame ahora en mi deambular por los latifundios de Mozagarca. Me requieren los campesinos para ayudar en las tareas de labranza hasta la puesta de sol. Sin embargo, cuando las criaturas de la noche comiencen a aullar, será el tiempo de los ojos pardos.

Tengo un pequeño tesoro musical para usted. Nada de importancia. Trovadores encerrados en un cuerpo adolescente. Proceden de la Brava Costa.

Sólo has de echar tu trenza Elisabetta, será la señal, abatiré a los guardias con la ayuda de mis arqueros, y acudiré raudo y veloz a su llamada...

Aelio Mozagarca

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

Ganmao -

Sistema complejo maaariii!!!

Qalamana -

Gracias por las felicitaciones ;D
Como aún estoy en formación todavía no lo quiero hacer oficial del todo hasta que empiece de lleno en abril, no lo tomes a mal guapa!
Pásalo bien en HK, seguro que sí!!!
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres