Blogia
365 Days at Peking

Tribulaciones Bovarísticas

Tribulaciones Bovarísticas

Porque en eso se ha resumido nuestro fin de semana

en Chengdu. Dieciocho horas de conversación

ininterrumpida que nos hacen ver que las cosas

tienen más sentido si se dicen en voz alta.

Conversaciones que comienzan en el desayuno y

acaban de madrugada en el mismo lugar con unas

copas de vino local.

 

Dieciocho horas de individualidad, idealización,

insatisfacciones, exaltación, oportunidades,

coordinación, paralelismos, huidas, reencuentros,

decepciones y pasa el tiempo... tranquilidad, azar,

destino, esperanza, esperas, indecisiones, sexo,

amor, odio, olvido, indiferencia, melancolía.

Respiramos, sonreimos y nos miramos con la

consciencia de que se nos abrió una puerta y no

escuchamos el portazo de la que teníamos detrás.

 

Entre medio, conducir un taxi por las calles de la ciudad, pandas, paseos y almuerzo eterno en un restaurante cualquiera.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

Qalamana -

Mari, vaya tierra más estupenda que tienes, olé! Me ha encantado, volveré, volveré!!!

A mí también me gustan las noches en vela conversando, conversando :) y RB también me gusta mucho...

Besos!

ines_yining -

querida querida, esa secuencia de reality bites.... tan sentida!
ya te digo si se ha abierto una compuerta, la de una presa..que grandes somos nena!! no puedo parar de repetir y repetirme lo maravilloso q ha sido el encuentro joder.yo tb sigo sumergida
millones de besos linda
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres